Fisioterapia “Nubilum”

oncologia_integrativa_fisioterapia

Las necesidades de atención del paciente con cáncer comprenden el período de tiempo que discurre desde que se le detecta el tumor hasta incluso cuando este ya ha remitido por completo.

El Consejo General del Colegio de Fisioterapeutas de España recuerda que la fisioterapia facilita la recuperación de personas operadas de algunos tipos de cáncer y también mejora sus condiciones de vida. Entre los distintos tipos de cáncer ante los cuales el tratamiento fisioterapéutico ha demostrado su efectividad destacan:

  • el cáncer de mama. La fisioterapia se dirige a combatir el linfedema (hinchazón) y la movilidad del hombro en mujeres mastectomizadas.
  • el cáncer de huesos. La fisioterapia trabaja la movilidad de las extremidades afectadas y contribuye a mantener el tono muscular de las mismas.
  • el cáncer de próstata o de útero. Científicamente se ha demostrado que la fisioterapia soluciona o mitiga la incontinencia urinaria.
  • Radiofrecuencia para estimulación del colágeno
  • el cáncer de pulmón. Determinadas técnicas de fisioterapia respiratoria contribuyen a tonificar el pulmón y mejoran el estado emocional del paciente.

Conjuntamente con los analgésicos y otros tratamientos, la fisioterapia puede contribuir a aliviar el dolor en el área torácica y axilar producto de la cirugía o la terapia de radiación.

  • El dolor posquirúrgico puede afectar a algunas mujeres inmediatamente después de la cirugía y a otras recién unos meses más tarde. Puede aparecer tras cualquier tipo de cirugía (ya sea lumpectomía, mastectomía o reconstrucción) pero resulta más común en los casos en que se extirpan ganglios linfáticos.
  • El dolor posterior a la terapia de radiación se debe habitualmente a la fibrosis por radiación, que es la cicatrización de tejido sano que se produce como consecuencia de la radiación. Los síntomas pueden aparecer meses después e incluso años después de finalizar los tratamientos con radiación. Entre ellos se incluyen dolor, debilidad, rigidez, movilidad limitada y linfedema.

El fisioterapeuta puede ayudar con lo siguiente:

  • estrategias para prevenir y tratar el linfedema, como técnicas especializadas de masaje, vendajes de compresión y bombeo de compresión (técnicas que ayudan a evitar la acumulación de líquido en los tejidos)
  • masaje y estiramiento manual del tejido blando
  • instrucciones sobre ejercicios de estiramiento y fortalecimiento que puedes realizar por tu cuenta en tu hogar
  • información sobre programas de ejercicios diseñados para fortalecer y mejorar la movilidad
  • orientación sobre cómo aumentar progresivamente la actividad de forma segura